DÍA DEL TRABAJADOR Y CONSTITUCIÓN NACIONAL

   El día 2 de mayo, el Nivel Secundario realizó un acto en instalaciones de la institución para recordar el Día del Trabajador (1° de mayo), en memoria de los obreros estadounidenses ejecutados en 1887 tras el reclamo de reivindicaciones laborales. Asimismo, en la Historia argentina, la fecha también resulta emblemática debido a que fue un 1° de mayo, pero de 1853 cuando se promulgó nuestra Constitución Nacional.

   Fue un 1º de mayo de 1853 la fecha declarada como “Día de la Constitución Nacional” en honor a la fecha de su sanción, que simboliza el nacimiento de nuestra sociedad política y de nuestro Estado.

  Culminaba así un proceso que se inició décadas antes, en respuesta a una necesidad que surgió tras la Revolución de Mayo. Los diputados de las provincias (excepto los de Buenos Aires), reunidos en Santa Fe, sancionaron la Constitución Nacional. Su objetivo era constituir la unión nacional, afianzar la justicia y consolidar la paz interior. La redacción de la Constitución finalizó en los últimos días del mes de abril de 1853 y fue aprobada por una asamblea constituyente el 1º de mayo del mismo año. Esto favoreció la Organización Nacional, tras un período plagado de guerras civiles. Nuestra Constitución Nacional tiene una historia muy tumultuosa dado que no siempre estuvo vigente, ni fue respetada. Ha tenido diversas reformas, siendo la última de ellas en el año 1994. Es importante que cada uno de nosotros asuma el rol de ser sus guardianes para que los derechos que se consagran en ella sean respetados.

  También un 1° de mayo del año 1886, un grupo de obreros estadounidenses se movilizó en reclamo de reivindicaciones laborales. Esto sucedió en la ciudad de Chicago, en los EEUU de Norteamérica. La protesta, llevada a cabo inicialmente por 80.000 trabajadores, pronto desembocó en una huelga nacional que afectó a numerosas fábricas. La fuerza demostrada por los obreros en su reclamo marcó un antes y un después en la historia laboral. 

   En homenaje a ellos, el Congreso de los Trabajadores, reunido en 1889, declaró el 1º de Mayo “Día Internacional de los Trabajadores”. En Argentina, el día del trabajador se conmemora desde fines del siglo XIX.